Humanos obligan a animales a ser nocturnos

644 0

Los animales cambian sus hábitos y se adaptan a nuevas condiciones climatológicas. Su instinto los lleva a superar obstáculos cada vez más complicados para encontrar alimento. En gran parte, esto último se debe a la destrucción del planeta ocasionada por el ser humano.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de California, en Berkeley, la actividad de los seres humanos está causando que los animales —en especial los mamíferos— huyan de la luz del día y prefieran la noche.

El trabajo científico, publicado en la revista Sciencie, representa el primer gran esfuerzo por tener una noción real de los efectos de la actividad humana en los patrones de la vida silvestre.

Entre los resultados más destacados se encuentra un notable proceso, en el cual los animales alteran su comportamiento junto con las personas, lo que significa que los humanos están creando un mundo nocturno.

La doctora Kaitlyn Gaynor, principal autora del estudio, explica que las pérdidas de poblaciones completas y de los hábitats de la vida silvestre están muy bien documentadas, pero que hasta la fecha se han ignorado las formas más sutiles en las que afectamos el comportamiento animal, las cuales son más difíciles de detectar.

Los investigadores realizaron un meta-análisis, utilizando datos de 62 especies de animales de los 6 continentes. Buscaron cambios globales en los hábitos diarias de los mamíferos, como respuesta a las actividades humanas.

Estos datos fueron recolectados con cámaras remotas, GPS y collares de radio, además de la observación directa. En cada uno de los casos, los investigadores cuantificaron la diferencia en la vida nocturna de los animales bajo la alta o la baja perturbación humana.

Los resultados fueron sorprendentes: en promedio, los mamíferos fueron 1.36 veces más nocturnos en respuesta a la perturbación humana, lo que significa que un animal que naturalmente divide sus actividades durante el día y la noche aumentó su actividad nocturna en un 68%.

Esta cifra estuvo presente sobre todo en carnívoros y en animales de más de un kilogramo de peso expuestos a diferentes disturbios humanos, como la caza, el senderismo, el ciclismo de montaña y la construcción de infraestructura.

Si bien los científicos esperaban que los resultados de su investigación fueran reveladores, jamás pensaron que sería tan uniforme en todo el mundo.

Los animales respondieron a todo tipo de disturbios, sin importar si es considerada una amenaza o no, lo que significa que la sola presencia de los humanos es suficiente para perturbar el sueño de un animal.

De acuerdo con los autores, las consecuencias del cambio de comportamiento en la vida silvestre pueden interpretarse de dos maneras. La primera es positiva: el hecho de que la vida salvaje se adapte para evitar a los humanos puede ser el inicio de la convivencia humano-animal en un planeta cada vez más poblado.

Pero, por otra parte, el aspecto negativo es que estos cambios son el resultado de millones de años de evolución, por lo cual no será posible tener esa convivencia a corto plazo.

Otras posibles consecuencias negativas son los desajustes en el medio ambiente y los cambios en los rasgos de los animales, además de una interrupción en la alimentación animal.

Related Post