Anuncia CFE; Al rescate de gasoductos sin operar

132 0

Será necesaria una inversión de hasta 315 mdd para la construcción de los
tramos en los sistemas Guaymas-El Oro y Tuxpan-Tula
De acuerdo con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), tres de los siete
gasoductos que fueron renegociados con los constructores privados al inicio de
esta administración siguen sin operar, por lo que la estatal y la Secretaría de
Energía fungirán como intermediarios en el acuerdo con las comunidades donde
se ubicará uno de ellos, mientras que en los otros dos será necesaria una
inversión de hasta 315 millones de dólares por parte de la eléctrica del Estado,
que se hará cargo de un tramo de la construcción.
Así lo explicó Miguel Reyes Hernández, director de CFE Internacional y
CFEnergía, las subsidiarias comercializadoras de gas de la empresa, en
conferencia de prensa. Este monto equivale a poco más de 6,300 millones de
pesos.
Cabe recordar que para el 2022, la CFE tendría en el consolidado de su
presupuesto para inversión física un monto de 68,073 millones de pesos, mismo
que en términos reales a precios del 2022 representa un aumento de 25% en
comparación con el presupuesto de este año, según el Proyecto de Presupuesto
de Egresos que presentó la Secretaría de Hacienda.
Los gasoductos que ya cuentan con operaciones son el gasoducto marino de
Tuxpan operado por Sempra y TC Energía, los dos de Fermaca de Aguascalientes
Villa de Reyes y el tramo que llega hasta Guadalajara, y el Samalayuca Sásabe de
Carso Energía.
En tanto, el sistema Guaymas-El Oro y su problemática con la comunidad yaqui de
Loma de Bácum de Sempra tendrá un cambio en el trazo para respetar las zonas
consideradas sagradas o de alta importancia ecológica para esta población. El
nuevo tramo lo construirá la CFE y será de su propiedad, lo que aún no ha iniciado
porque hay juicios de amparo de por medio, pero tendrá una extensión de entre 70
y 90 kilómetros
Y también en Tuxpan-Tula de TC Energía se cambiará el trazo para no afectar a
comunidades de Hidalgo y Puebla que se niegan a su construcción, por lo que el
nuevo tramo de entre 90 y 120 kilómetros también será construido y propiedad de
la CFE.
“No queremos que ocurra lo que pasó en administraciones anteriores, que se
violenten los derechos de las comunidades o tengan imposiciones”, dijo el
funcionario.
“Hay que destacar que las empresas están colaborando activamente y no se nos
está cobrando el gas que todavía no nos entregan ni penalizaciones por caso de
fuerza mayor”, puntualizó.
Y según sus cálculos, cada kilómetro de gasoducto, dependiendo de las
condiciones del terreno, cuesta entre 1 y 1.5 millones de dólares, por lo que entre

ambos tramos la CFE podría construir hasta 210 kilómetros y erogar hasta 315
millones de dólares.

Para realizar estas actividades y que los siete gasoductos arranquen antes de que
concluya la presente administración, se están evaluando posibles alianzas con las
empresas participantes, además de que también se negocian otros proyectos con
privados en el Istmo de Tehuantepec hacia la refinería de Salina Cruz, en San Luis
Río Colorado, Mexicalli y la península de Yucatán, para llevar el gas hasta las dos
centrales de ciclo combinado que la CFE pretende adjudicar, aunque se haya
aplazado el concurso.
Del gas de estos sistemas, se busca que 66% sea para consumo de la CFE y el
resto para uso de la industria privada, dijo Reyes Hernández en conferencia de
prensa.
El funcionario explicó también que se realizó un análisis legal y financiero de los
contratos de suministro de Gas Natural, identificando 27 contratos con condiciones
comerciales desventajosas para la filial y gracias a la renegociación de nueve
contratos, revisión de cláusulas operativas consideradas anormales e ingresos
recuperados, la administración actual ha ahorrado 6,171 millones de dólares.
Este monto se desprendió de la renegociación de cinco contratos de transporte de
gas natural por  4,342 millones de dólares, además de la reducción de la tarifa
promedio para adquisición del gas de 27 por ciento.
Además, se aumentó la capacidad de transporte y se estableció una tarifa
nivelada, así como el reintegro de los montos erogados por casos fortuitos y
causas de fuerza mayor.

Programan cinco proyectos por 380 mdp para el 2022

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) tiene en puerta dentro del ejercicio
2022 aplicar 380 millones de pesos en cinco proyectos para instalaciones
en Tamaulipas, como parte del Presupuesto de Egresos de la Federación. Dos
tercios del mencionado recurso fue adjudicado a la Central de Ciclo Combinado y
la Termoeléctrica Emilio Portes Gil.
En la propuesta entregada por la Secretaría de Hacienda a la Cámara de
Diputados, la cual entrará en debate y aprobación durante las próximas semanas,
incluye el mantenimiento a la Central Termoeléctrica de Altamira, además de la
subestación ubicada en Lagunas de Miralta, también en dicho municipio y que
abastece a Tampico y la zona conurbada.
En los planes presentados por la empresa productiva del estado, el complejo
Emilio Portes Gil ubicado en el municipio de Río Bravo, en la frontera con
los Estados Unidos, contará con un paquete total de 241 millones de pesos
programados para los próximos meses, a partir de enero entrante y consistente en
diversas maniobras.


Por un lado, el programa de mantenimiento de la Central de Ciclo
Combinado determina acciones rutinarias y anuales algunas programadas desde
el 2020 y otras por cumplirse el próximo año, enfocadas en diversas instalaciones
en el interior de la infraestructura. La CFE cuenta con 132 millones, 528 mil 750
pesos, la cantidad más alta para este periodo.
En cuanto a la Termoeléctrica, también proponen trabajos de rehabilitación
rutinario y de forma anual, integrados dentro del programa 2021-2025.
Se etiquetó un capital público a ejecutarse por 109 millones, 86 mil 246 pesos.
A fin de mantener la producción de energía eléctrica, la ex paraestatal tiene en
puerta una inversión de 122.6 millones de pesos en la Termoeléctrica de Altamira,

uno de los complejos en el estado como en la República Mexicana más longevos y
en operación. Se integra el mantenimiento anual y rutinario a desarrollarse en la
planta.
Por otro lado, la instalación en Lagunas de Miralta contará con 13 millones, 550
mil 465 pesos en un proyecto consistente en la construcción de una nueva
subestación con un transformador trifásico y un banco de capacitores para atender
la demanda creciente de energía en Tampico.
Para finalizar, en las subestaciones de Jiménez, Las Norias y San Fernando, con
líneas de transmisión a Nuevo León, se instalarán tres bancos de capacitores de 5
megawatts en el nivel de tensión de 115 kilowatts, uno en cada una de las tres
subestaciones que se encuentran conectadas de la línea de subtransmisión radial.
El recurso será de 2.8 millones de pesos.

Related Post