Evalúan proyecto de electrificación en materia de Impacto ambiental

55 0

Las obras consisten en la construcción de infraestructura eléctrica para el funcionamiento del Tramo 4, que va de Mérida a Cancún

El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) ingresó a evaluación de impacto ambiental tres proyectos para la electrificación del Tramo 4 del Tren Maya (Mérida-Cancún).

El trámite normalmente le llevaría a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Ambientales (Semarnat) de tres a seis meses resolver, pero luego del acuerdo presidencial que hace del Tren Maya un proyecto de utilidad pública y seguridad nacional, inició el proceso desde el pasado 23 de noviembre.

Las obras consisten en la construcción de infraestructura eléctrica para el funcionamiento del Tren Maya en su tramo Mérida-Cancún, divididas en SET 1, SET 2 y SET 3, cada uno de los cuales incluye una subestación eléctrica de tracción, desde las que se suministrará toda la energía necesaria para alimentar al sistema ferroviario.

Cada uno de los sets “contará con una doble acometida en 115 kilovoltios (kV) y proporcionará un voltaje de salida de 55 kV. Además, contará con otras subestaciones de tracción; tendrán dos Centros de Autotransformación Intermedios (ATI) y una de Autotransformación Final (ATF). Por otra parte, contará con obras de conexión a la Red Nacional de Transmisión, subestación de maniobras y línea de transmisión de maniobras”, según se lee en las correspondientes manifestaciones de impacto ambiental publicada en la Gaceta Ecológica de Semarnat.

“Se tiene previsto que los trabajos de construcción del proyecto Electrificación Tren Maya SET 1, inicien a principios del mes de enero del año 2022. La duración para la ejecución de las obras incluidas las pruebas de infraestructura y equipo es de aproximadamente 24 meses, 12 de ellos para la ejecución del cambio de uso de suelo; en consecuencia, se prevé que dichas actividades concluyan a finales del mes de diciembre del año 2024”, se añade en los documentos.

PARTICIPACIÓN COORDINADA CON LA CFE

Este proyecto se desarrollará con la participación coordinada que tendrá la Comisión Federal de Electricidad (CFE) con Fonatur para la ejecución, la comisión se encargará de realizar los estudios ambientales y la construcción de la infraestructura eléctrica de alta tensión necesaria para la correcta operación del tren.

El SET 1, cuya infraestructura abarca los municipios de Izamal, Kantunil y Yaxcabá, tendrá un costo de 907 millones, 238,792 pesos; el SET 2, que se extiende por Tinum, Uayma, Valladolid y Chemax costará 29 millones 537,416 pesos, mientras que el SET 3, que se extiende desde de Chemax hasta Lázaro Cárdenas y Puerto Morelos (estos dos últimos ya en el estado de Quintana Roo), costará 598 millones 784,515 pesos. Es decir, que el costo total de los tres SETS asciende a 1,535 millones 569,723 pesos.

Fonatur refiere en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) que para evitar la fragmentación de hábitat, los sitios propuestos para la ubicación de esta infraestructura eléctrica se plantearon “preferentemente en zonas cercanas a la carretera federal (Mérida-Cancún), principalmente por su cercanía a las localidades de la zona y a otras infraestructuras existentes que tienen el mismo carácter que el proyecto planteado en el presente estudio (carreteras federales, caminos de terracería, infraestructura eléctrica), las cuales ya han ocasionado un primer y decisivo impacto en este aspecto”.

Añade que la localización del proyecto también considera “el cumplimiento de la legislación ambiental y forestal vigente y aplicable, que ha expedido la Semarnat, así como de los demás organismos públicos federales, estatales o municipales.

Lo anterior incluye la consideración de estudios de ordenamiento territorial, áreas naturales protegidas y su zonificación, ubicándola en las zonas donde se permita la instalación de este tipo de infraestructura, de acuerdo con sus respectivos decretos y programas de manejo vigentes, así como de cualquier otra regulación que corresponda, ya sea por el tipo de proyecto o bien, por su ubicación”.

‘Decretazo’ ahorrará seis meses en la construcción: Fonatur

El decreto sobre obras prioritarias aprobado el 22 de noviembre por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador tendría un efecto directo sobre las obras del Tren Maya, al permitir ahorrar seis meses de tiempo en su construcción.

En entrevista, Rogelio Jiménez Pons, director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), dijo que aunque esto permitirá acelerar las cosas se seguirán realizando los trámites que se necesiten.

Añadió que es necesario garantizar la transparencia y la “congruencia” en este proyecto del gobierno federal que actualmente reporta un avance del 32 por ciento y se prevé esté listo en diciembre de 2023.

“En trámites, fundamentalmente en trámites. Que quede claro, seguiremos haciendo los trámites que se tienen que hacer, lo único que ganamos es tiempo, o sea tenemos un periodo de tiempo para entregarlos, pero ya podemos empezar la obra entonces, aumenta nuestra responsabilidad”, agregó.

Al destacar que el presupuesto del año que viene es de 62 mil millones para el tren, reconoció que el COVID-19 sigue “pegando” en la llegada de maquinaria e insumos para fabricar durmientes.

Además, recordó que hay por lo menos 25 amparos vigentes contra la obra, pero aseguró que la mayoría “están empezando a ceder”, por lo que insistió en que se cumplirán las metas.

Related Post