Central Nuclear de CFE en Veracruz, cerca de experimentar alerta máxima

99 0

La Central Nuclear de Laguna Verde, Veracruz, la única de su tipo en México y que es operada por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), estuvo cerca de experimentar una situación de máxima alerta en septiembre de este año, señaló el diario El País.

El medio cita un reporte elaborado por la empresa productiva del Estado en la que se señala un episodio relacionado con el recambio del uranio empleado como combustible en la planta.

El País detalla que durante el proceso de recarga de combustible, la planta hace un monitoreo por colores que indica los grados de peligro de derretimiento del núcleo o de componentes desconectados, donde el verde señala que todos los sistemas funcionan correctamente y el rojo significa máxima alerta.

De acuerdo con el medio, en agosto pasado la central operada por la CFE inició la recarga de combustible.

Una parte de esta operación involucra el cambio de los mecanismos impulsores de las barras de control, unas varillas localizadas debajo del núcleo cuya función es ralentizar la fisión nuclear.

Este proceso es mediante el cual se genera energía en esas instalaciones. Durante una fisión nuclear, un núcleo pesado se descompone en otros dos, esto tras ser bombardeado con neutrones, lo que a su vez representa la liberación de una cantidad considerable de energía.

La importancia de las varillas que fueron cambiadas es que estas evitan que la generadora de la planta acelere su potencia y, con ello, exista el riesgo de una explosión.

Según el reporte citado por El País, el 28 de agosto, personal de Laguna Verde puso compuertas de protección entre la alberca de combustible gastada (donde se colocan las barras de uranio que ya perdieron su energía) y una cavidad que está entre el reactor y la contención de concreto del mismo.

Después, una empresa contratista cambió cuatro de los 15 mecanismos de las barras de control. Al día siguiente, se retiraron las compuertas de protección.

Sin embargo, señala el medio, días después la empresa contratista procedió a realizar el cambio de ocho de los mecanismos que aún no habían sido cambiados, esto a pesar de que un sistema de seguridad estaba deshabilitado.

Esa acción provocó que la central nuclear entrará en una situación de riesgo naranja que duró cerca de 13 horas, según el informe.

El sistema volvió a amarillo cuando se pusieron las compuertas de protección y el cambio de los ocho mecanismos fue completado.

Con información de El Financiero

Related Post