Amparos contra el Tren Maya no afectarán 90% del proyecto

227 0

Los amparos interpuestos por Organizaciones No Gubernamentales (ONG’s) para detener la construcción del Tren Maya han suspendido sólo las obras nuevas, es decir, algunas partes del 10% del proyecto, ya que el 90% restante se realiza en infraestructura existente que ya opera—carreteras o vías férreas— y en esos sitios las suspensiones no proceden, dijo Rogelio Jiménez Pons, director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) en conferencia de prensa.

Hasta el momento se han interpuesto siete de estos recursos que afectan fracciones en Izamal y Chocholá, pero ya se preparan pruebas para continuar con los trabajos.

El directivo comentó que aunque las ONG presentan los amparos a nombre de las comunidades de la región, no es así, ya que la mayoría está de acuerdo con el proyecto.

En diciembre pasado Asociación Indignación, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental, así como Consejo Regional Indígena y Popular de Xpujil, comunicaron que habían logrado la suspensión del Tramo 2 del Tren Maya con el argumento de probables afectaciones negativas al medio ambiente.

Cuando se dio a conocer la información, el presidente de México Andrés Manuel López Obrador dijo que no habían sido notificados del recurso legal, por lo que las labores continuaban.

¿Qué pasa con el Tren Maya actualmente?

El martes 2 de enero Rogelio Jiménez Pons firmó un convenio con el Instituto Nacional de la Economía Social (Inaes) para dinamizar la economía de la región. El objetivo es crear empresas sociales en el sureste del país.

“Serán (beneficiarios) apicultores, artesanos, prestadores de servicios turísticos comunitarios y cooperativas de producción rural, entre otros. Todas, actividades relacionadas con los objetivos del Tren Maya”, dijo el subdirector de Vinculación Social de Fonatur, Gabriel Guillermo Arellano.

Con información de Expansión

Related Post