Eventos climáticos costaron más de170 mil mdd

36 0

Los diez eventos climáticos más devastadores de 2021, incluidos los huracanes en Estados Unidos, China e India, así como las inundaciones en Australia, Europa y Canadá, causaron más de US$170 mil millones de devastación financiera en todo el mundo, según un nuevo informe.

El análisis de la organización benéfica Christian Aid evaluó el costo financiero de diez eventos extremos que causaron daños por un valor de más de US$1,5 mil millones.

El huracán Ida, que azotó EE.UU. a fines de agosto, encabezó la lista con US$65.000 millones y las inundaciones en Europa ocuparon el segundo lugar con US$43.000 millones. La tormenta invernal de Texas en febrero le costó a EE.UU. más de US$23.000 millones, según el informe.

La mayoría de los eventos climáticos en la lista con altos costos financieros ocurrieron en países desarrollados como EE.UU., Canadá y Australia.

El informe también evaluó el número de víctimas de cinco eventos que, si bien tuvieron un costo financiero más bajo, implicaron “impactos humanos devastadores”, como sequías en África y América Latina, e inundaciones en Sudán del Sur.

A menos que el mundo actúe rápido para reducir las emisiones de carbono, el informe advirtió que es probable que este tipo de desastres, los cuales cuestan miles de millones de dólares, empeoren.

Los autores también advirtieron que los científicos aún no comprenden por completo cómo ocurren algunos de estos eventos climáticos extremos, como la tormenta invernal de Texas, dentro del patrón general del calentamiento global.

Los científicos han encontrado cada vez más pruebas de que muchos fenómenos meteorológicos extremos en todo el mundo, incluidos ciclones tropicales, huracanes, inundaciones y sequías, se ven agravados por el cambio climático inducido por el calentamiento global.

Al señalar el ejemplo del ciclón tropical Tauktae, que afectó a India, Sri Lanka y Maldivas en mayo y causó casi 200 muertes, el informe dice que eventos tan intensos se vuelven más comunes con el cambio climático.

“El ciclón Tauktae se sometió a un proceso llamado intensificación rápida, por el cual los ciclones tropicales ganan velocidad y fuerza de viento en periodos de tiempo relativamente cortos, lo que dificulta la preparación cuando tocan tierra y se vuelve más frecuente debido al cambio climático”, señaló el informe.

CRÍTICO PANORAMA

Agregó que las condiciones que favorecen las lluvias intensas prolongadas y las inundaciones extensas, como la que devastó la costa este de Australia en marzo, serán hasta un ochenta por ciento más probables para fines de siglo si las emisiones de carbono no se reducen dentro de los objetivos del Acuerdo de París.

“A medida que el planeta se vuelve más cálido debido a las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por los humanos, la atmósfera puede contener más agua, lo que provoca lluvias extremas durante los ciclones, y también puede provocar más inundaciones”, explicó el informe. Citó el ejemplo del ciclón Yaas, el cual provocó 19 muertes en mayo y obligó a miles de personas a huir de sus hogares en India y Bangladesh.

Según el informe, 2021 sería la sexta vez que las catástrofes naturales globales superan el umbral de pérdidas aseguradas de US$100 mil millones. Los seis casos han ocurrido desde 2011, y 2021 es el cuarto en cinco años.

La primera parte de su sexto informe de evaluación, publicado por el IPCC (Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático) en agosto, señaló que los fenómenos meteorológicos más frecuentes y extremos ya se estaban convirtiendo en la norma.

“Las consecuencias seguirán empeorando con cada advertencia y, para muchas de estas consecuencias, no hay vuelta atrás”, aseguró el profesor Ed Hawkins, investigador del clima de la University of Reading, uno de los científicos detrás del importante informe.

“La cumbre COP26 en Glasgow generó muchos titulares, pero sin recortes concretos de emisiones y apoyo financiero, el mundo seguirá sufriendo”, escribieron los autores en el nuevo informe.

Reporte

La mayoría de los eventos climáticos en la lista con altos costos financieros ocurrieron en países desarrollados como EE.UU., Canadá y Australia

 

– El huracán Ida, que azotó EE.UU. a fines de agosto, encabezó la lista con US$65.000 millones

– Las inundaciones en Europa ocuparon el segundo lugar con US$43.000 millones.

– La tormenta invernal de Texas en febrero le costó a EE.UU. más de US$23.000 millones

– A menos que el mundo actúe rápido para reducir las emisiones de carbono, el informe advirtió que es probable que este tipo de desastres, los cuales cuestan miles de millones de dólares, empeoren.

– Al señalar el ejemplo del ciclón tropical Tauktae, que afectó a India, Sri Lanka y Maldivas en mayo y causó casi 200 muertes, el informe dice que eventos tan intensos se vuelven más comunes con el cambio climático.

– Las condiciones que favorecen las lluvias intensas prolongadas y las inundaciones extensas, como la que devastó la costa este de Australia en marzo, serán hasta un ochenta por ciento más probables para fines de siglo.

– Según el informe, se espera que 2021 sea la sexta vez que las catástrofes naturales globales superan el umbral de pérdidas aseguradas de US$100 mil millones.

 

En el 2022, el clima y la biodiversidad serán el tema central

El próximo año, la agenda del mundo se volverá a concentrar en el planeta y en los consensos que pueden ayudar a enfrentar el calentamiento global, primer causante del cambio climático, el mayor reto de esta generación.

En distintos eventos que se desarrollarán en 2022, líderes, empresarios, ambientalistas, científicos y la sociedad en general se centrarán nuevamente en algunos de los grandes objetivos que se requieren para proteger al planeta: salvaguardar su biodiversidad y limitar el aumento de la temperatura a menos de 1,5° C con respecto a la de épocas preindustriales, como se comprometieron los países del mundo en el Acuerdo de París.

Tras el sinsabor que dejó la cumbre sobre el cambio climático de Glasgow (COP26), al no haber logrado los consensos suficientes para limitar el calentamiento a menos de 1,5° C, ahora las miradas recaen sobre la ciudad egipcia de Sharm el Sheij, ubicada a orillas del mar Rojo.

Allí, los países que forman parte de la conferencia sobre el cambio climático volverán a reunirse en noviembre de este año, en búsqueda de nuevos consensos que permitan enfrentar la crisis climática global.

En el evento los países africanos y los Estados en vías de desarrollo podrían tener un espacio de mayor representación frente a países ricos, que han incumplido desde la COP21, cuando se firmó el Acuerdo de París, el compromiso de entregar anualmente a países pobres 100.000 millones de dólares para que estos puedan establecer estrategias de adaptación y mitigación frente al cambio climático.

De hecho, la ministra de Medioambiente de Egipto, Yasmine Fouad, aseguró tras el agradecimiento por escoger a su país como sede de la próxima cumbre climática que la COP27 debe servir para “ayudar a los países en desarrollo africanos” y a los “más afectados” para que puedan adoptar medidas y frenar la crisis climática.

 

 

 

 

Related Post