El Océano Ártico tiene menos hielo que nunca

96 0

Seguramente el Ártico puede sonar como un lugar remoto, muy lejano y al que poco interés se le da. Sin embargo, lo que pasa en esta zona no debería ser irrelevante para el planeta ya que tendrá repercusión en el clima mundial y, por supuesto, en nuestra vida diaria.

La realidad que ahora mismo atraviesa el Ártico son las altas temperaturas de octubre que, según científicos, hace casi imposible que el hielo del océano se regenere a sus niveles habituales.

El seguimiento que Snow & Ice National Data Center le ha dado a esta espacio, muestra que la capa de hielo del Ártico nunca había sido tan pequeña en esta época del año.

El año 2012 ostenta el récord con menos hielo desde que se tienen datos, sin embargo entonces el hielo volvió a formarse con la llegada del otoño, como es habitual.

En cambio este año, con las altas temperaturas que han venido registrando Siberia y otras zonas del Ártico, el agua está demasiado caliente y el hielo no está consiguiendo formarse a la velocidad acostumbrada.

La temporada también batió récords con un deshielo superior al del año 2012 entre marzo y primeros días de julio.

Consultado por Euronews, el doctor Zachary E. Labe, investigador en la Universidad de Colorado, explica que la mayor parte de esta anomalía «la peor formación de hielo marino en las observaciones de satélite» es resultado de las altas temperaturas que se han registrado en la región de Siberia desde principios de año, una ola de calor que ha batido récords.

Samantha Burgess, vicedirectora del Servicio para el Cambio Climático de la red europea Copernicus, explica a euronews que el calor excepcional del Ártico siberiano «hace que las temperaturas de la superficie del mar sean más cálidas que el promedio, lo que hace más difícil que el hielo se reforme».

Según sus conocimientos, considera que es demasiado pronto para que los efectos en el global de la temporada, pero advierte de probables «impactos para la red alimentaria marina con menos nutrientes disponibles y para las especies dependientes del hielo, como los osos polares y las morsas».

El tiempo y la dedicación que los científicos están dando al estudio de los dramáticos cambios que se están produciendo en el Ártico, no es en vano, los polos tienen un papel regulador fundamental para el equilibrio climático de todo el planeta.

El Ártico está sufriendo los efectos del cambio climático dos veces más rápido que el resto del mundo en lo que se conoce como amplificación ártica. Y estos cambios luego se repercuten en el clima de todo el planeta. A esto se le suma el derretimiento acelerado de los glaciares o del permafrost, el suelo helado que recubre cimas y estepas en los dos hemisferios, que además libera gases de efecto invernadero como el metano.

Con información de expreso.ec

Related Post